Una visita al Zoológico de Irapuato, puede convertirse en una experiencia inolvidable por varios aspectos que lo hacen único; su espacio prolongado de 5 hectáreas, es ideal para un recorrido tranquilo, así sus amplios andadores sombreados invitan al visitante a tomar un descanso y contemplar la naturaleza sin prisas ni agotamiento. Si se prefiere disfrutar de las zonas verdes, al aire libre y admirar los rayos de un día esplendoroso, se pueden pasar momentos inolvidables en el área de juegos o disfrutar de un ameno paseo en lancha que constantemente da paseos en el lago de más de 10,000 Mts.2, o si se prefiere, se puede andar en el tren que circunda al zoológico.

Actualmente el zoológico cuenta con más de 90 especies y cerca de 600 animales mamíferos, aves y reptiles. De los primeros destacan los osos siberianos, los hipopótamos, jirafas, llamas, guanacos, wuapitis y una serie de venados cola blanca, gamus, así como borregos berberiscos y muflones. El Zoológico de Irapuato también cuenta con toda la gama de felinos, como son tigres de bengala, leones, jaguares, pumas y linces; además de simpáticos monos araña y monos verdes.

Otra de las atracciones del zoológico es “El Herpetario”, en el cual se puede encontrar las siguientes áreas: cocodrilario, tortugario, iguanario y un serpentario donde se logra admirar más de una veintena de serpientes de la región, como el Pitón Bola de más de 70 Kgs. de peso o una serpiente bejuquillo de 150 grs. altamente venenosa.

El contacto que los visitantes logran tener con la mayoría de las especies que lo habitan resulta divertido para los niños, pues se puede sin riesgo, ni reservación alguna darle de comer con tus propias manos a los monos araña que andan colgados en los árboles y a los osos negros, que devoran delicadamente los trozos de zanahoria que los visitantes les dan en su boca.