Fue edificado en 1799. Su fachada es una mezcla de barroco y neoclásico; en su interior pueden admirarse pinturas del Arquitecto Tresguerras. La donación del terreno y fondos de construcción se lograron gracias al Bachiller Presbítero Don Ramón Barreto de Tábora en 1760 y fue Fray Domingo de Villaseñor quien puso la primera piedra, en el año de 1766.