Están ubicadas junto a la Catedral, de ellas emergen chorros de agua multicolores que bailan al ritmo de la música, que contagian y animan a los espectadores con un verdadero espectáculo de luz y sonido. En los últimos años han sido parte del escenario del Festival de Jazz que cada año disfruta la ciudad de Irapuato.