Esta fuente florentina fue donada en 1864 por el Archiduque Maximiliano de Habsburgo al Estado de Guanajuato y destinada como regalo a Irapuato.