Sin lugar a dudas, el Estado de Guanajuato es rico en historia, cultura, tradición y sabor; por sus maravillosos edificios coloniales, leyendas y su colorido paisaje rural, se convierte en un importante punto turístico en México.

Siguiendo la Ruta de la Independencia, nos topamos con un punto importante en la historia: la comunidad de Corralejo de Hidalgo, ubicada en Pénjamo, Gto., lugar prodigioso que se convierte en cuna de Don Miguel Hidalgo y Costilla; su Ex Hacienda Corralejo, vio nacer y crecer al Padre de la Patria. Además de su extraordinaria arquitectura, la Ex Hacienda Corralejo es la casa de la Tequilera Corralejo, la única tequilera abierta al público, su distancia es tan corta de la ciudad de Irapuato, que bastan 25 minutos para llegar a este recinto histórico. Durante el recorrido, podemos presenciar grandes campos de cultivo que se extienden en el horizonte, como un auténtico edén verde. La historia de nuestro orgulloso Tequila Corralejo se remonta hacia los orígenes de la antigua Hacienda Corralejo, la cual fue fundada en 1755 por un hombre visionario y quien fuera el primer fabricante del tequila en México (y por ende mundial), Don Pedro Sánchez de Tagle, poseedor de los títulos de Sargento Mayor del Tercio de los Milicios de México de la Orden de Calatrava, Prior del Consulado de México y el nobiliario título de Marqués Consorte de Altamira.

La Hacienda Corralejo construida por Sánchez de Tagle está ubicada estratégicamente a un lado de la Estación Corralejo del ferrocarril, en lo que viene a ser parte del municipio de Pénjamo, Estado de Guanajuato, cuna del nuevo México independiente y postcolonial. Se le considera atinadamente histórica, debido a que en este preciso lugar nació el padre de la patria, Don Miguel Hidalgo y Costilla.

La Ex Hacienda Corralejo era de gran extensión; poseía 42 sitios grandes (ahora cascos de hacienda), al frente se pueden ver los hornos de piedra y los gigantes abedules que le dan naturaleza y frescura al lugar.

Alrededor de la hacienda se esconden entre los arcos las barricas de roble blanco que albergan un delicado y suave tequila reposado. De entre las barricas saltan los pavo reales que se mezclan perfectamente con la decoración.

Así y a medida que recorremos el casco de la hacienda nos encontramos con “El Museo del Vino y la Botella”, el cual por su gran variedad de botellas de bebidas alcohólicas es el más grande de México; se pueden observar bebidas de diversas partes del mundo, tanto actuales como de antaño. Comprende aproximadamente 3000 piezas y el 99% conserva su bebida original. Estando en los tabiques históricos de la Ex Hacienda Corralejo, se puede degustar el tequila directamente de las barricas que lo han hospedado durante el proceso de elaboración, así el visitante puede seleccionar entre cuatro tequilas diferentes: Corralejo Blanco, Corralejo Reposado, Corralejo Añejo y Corralejo Triple Destilado.

Visitando las cavas, se puede vivir la historia y descubrir paso a paso la creación de nuestro arte; un mundo creado por tradición, cultura y leyendas. Así también; el Tequila Corralejo es un producto nacional con características únicas en el mundo, la cual cuenta con infraestructura orgullosamente mexicana.

¡Ven, disfruta y conoce lo bueno del tequila y su hacienda Corralejo! HORARIOS: Lunes a Viernes 09:00 a 17:00, Sábado y Domingo 09:00 a 16:00 www.tequilacorralejo.com